Bamei: un paraíso perdido

Estándar

Hace dos semanas me fui de viaje improvisado al lugar más bonito que he visto hasta ahora en este país.
En realidad no tenía planeado para nada salir fuera de Kunming ese fin de semana pero dio la casualidad que Gabi tenía el billete de autobús comprado para irse con Laura y al final le salió un currillo el
viernes y como no podía cambiar el billete, me dio a mí el suyo y se reunió con nosotras en Bamei un día más tarde.
Laura y yo salimos de Kunming el viernes por la tarde-noche en un autobús con camas. Creo que es una idea magnifica eso de viajar durmiendo, además de no tener que pagar hostal esa noche, casi ni te enteras de un viaje de unas 8 horas. Desgraciadamente en estepaís, al haber tantas personas, la gente no suele tener mucha consideración por los demás, así que el conductor además de tener la música puesta, se dedicó a ir silbando durante toda la noche. Bendito viaje…

Llegamos a Guannan de madrugada y nos dejaron dormir un poco más en la estación. Sobre las 8 de la mañana nos fuimos a desayunar y justo enfrente de la estación se encontraba la parada de autobús que nos llevaba a Fali, un pueblecito a unos 40 minutos en bus de Guannan. Ya en Fali compramos las entradas para entrar en Bamei. El ticket normal cuesta 100 yuanes, pero por eso de tener tarjeta de estudiante nos salió por 70.

Tras recorrer unos 5 minutos en una pequeña carroza llegamos al mini puerto donde debíamos coger una barquita que nos llevaría a nuestro destino. Allí conocimos a la que llegaría a ser nuestra
anfitriona: una mujer de la minoría zuang que además de hospedarnos en su casa por  sólo 15 yuanes la noche por persona, nos cocinaba todos los días.
Nos subimos en la barquita que cruzaba la cueva más hermosa que he visto en mi vida. Creo que estuve con la boca abierta durante los 10 o 15 minutos que duraba el trayecto hasta Bamei.


La mujer que nos acogió nos llevó hasta su casa y nos enseñó la habitación que nos pareció perfecta y nos preparó la comida, después de la cual nos echamos una buena siesta ya que estábamos de fin de
semana de relax total. Yo dormí durante hora y media y Laurita estuvo unas 4 horas planchando la oreja así que mientras tanto me puse a jugar con las hijas de la dueña.
Nos fuimos a pasear por el pueblo y alrededores y acabamos tomándonos una cervecita en un puente precioso. Durante toda nuestra estancia en Bamei el tiempo fue maravilloso y pudimos estar en manga corta todo el tiempo debido a que se encuentra casi en zona tropical.

Al día siguiente llegaba Gabi así que fuimos a recogerla y nos pusimos en camino para ir a visitar otras dos cuevas que había cerca del pueblo. Cada vez que nos subíamos en una nueva barquita teníamos que
recortar un pequeño ticket de la entrada que habíamos comprado el día anterior.

Tras cruzar dos cuevas igual de maravillosas que la primera, llegamos a una aldea por la que estuvimos paseando y por la tarde volvimos a Bamei y estuvimos practicando unas cariocas que fabricó Gabi para nosotras.

Al día siguiente tomamos la decisión de volver a Kunming las tres, así que aprovechamos la mañana para pasear por el campo y justo después de comer comenzamos nuestro camino de vuelta, el cual fue exactamente el mismo que el de ida.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Anuncios

»

  1. Neni que lugares más mágicos!!! me alegro mucho de la experiencia que estás viviendo…
    se te ve muy feliz en las fotos…espero ue así sea!!! mil besos de “la patro”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s