Mi primer cumpleaños fuera de España

Estándar

Estoy contentísima con la celebración de mi 24 cumpleaños. Hacía mucho tiempo que no lo celebraba y la verdad es que mis amigas se lo curraron un montón para que pasara un buen rato (no es una indirecta).

El día 2 de enero de 2012, me levanté por la mañana para ir a mis clases particulares de chino y ya el profesor me regaló un libro.

Cuando llegué a mi dormitorio ya me estaban esperando Felicity y Gabi con un montón de cositas  y preparadas para invitarme a comer en un restaurante que nos encanta cerca del campus. Las tres comimos como reinas entre risas y conversaciones y después de estar llenísimas Gabi me llevó a un lugar sorpresa que resultó ser un sitio donde hacían masajes.

Me llevaron a una sala llena de unos sillones comodísimos y una televisión. Me pusieron un cubo lleno de agua caliente con algo que parecía té y allí metí los pies durante una media hora. Yo pensaba que el masaje sería sólo de pies, pero al final resultó ser de cuerpo entero. Desde la cabeza hasta los dedos de los pies. Normalmente te los suelen hacer con ropa y la mujer tenía una fuerza brutal, creo que yo no duraría ni diez minutos haciendo un masaje de ese calibre… ella se tiró hora y media. Me dejó como nueva, aunque he de decir que a veces había que avisarla de que no apretara tan fuerte. La masajista nos dijo que podíamos quedarnos en viendo la tele un rato más, así que así hicimos.

GRACIAS GABI, un dos de enero muy especial.

Como el día oficial de mi cumpleaños caía en un lunes decidí celebrarlo el día 6, era viernes y fin de exámenes en la universidad. Otra chica de Hungría también cumplía años por estas fechas así que Mónika y yo pensamos que celebrarlo juntas sería una idea estupenda.

Esta chica tocaba el bajo en un grupillo que habían montado unos cuantos compañeros de la universidad así que pidieron permiso en un garito para tocar. Fue la primera vez que yo pisé el Laba. No podía imaginar que tuviera un escenario tan currado. Cuando llegué allí había un montón de gente (entre las personas que invité yo y las que invitó ella teníamos el lugar casi lleno).

El concierto me encantó. Al principio la gente no se animaba a bailar pero al final parece que no tenían más remedio, la música era muy buena. Después de la actuación una  DJ pinchó un buen rato hasta que nos hartamos de mover el esqueleto.

Retendré en mi memoria estos dos días, creo que un cumpleaños así sólo se vive una vez en la vida. De nuevo China tiene algo inesperado que mostrarme.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s